Temuco-Helsinki ¿Que podriamos imitar?

Para poder encontrar mínimos comunes, deberíamos decir que ambas ciudades gozan de fuertes condiciones climáticas durante invierno (tomaremos esta estación como referencia). La primera, Temuco, es fría, lluviosa y con muy poca luminosidad durante el invierno y un factor de aquello es la contaminación ambiental. La otra, Helsinki es fría, húmeda, y con dos meses de intensa nieve, con días bastante cortos y largas noches.

La primera se encuentra en el extremo sur del continente sudamericano (para simplificar) y la otra al norte de Europa, muy cerca del circulo polar ártico y de Laponia (de donde proviene Santa Claus).

A simple vista, estas dos ciudades se encuentra en dos extremos en este planeta, pero tienen cosas en común, como en el aspecto climático durante invierno, pero con dispares condiciones en la calidad de vida que proporcionan a sus habitantes.

En este contexto, tomaremos otro factor de análisis, que hace Temuco con su basura? Y que hacen los finlandeses con la suya?

Según el sitio “This is Finland” el país se propuso que reciclar los residuos sirve para ahorrar recursos naturales, y además es una fuente de materia prima para la economía circular, que genera nuevas oportunidades de negocio.

Ustedes se preguntaran, ¿Quien gana con esta innovación?

El 41% de los desperdicios que se producen fueron reciclados como materiales, mientras que el 58% fue incinerado para obtener energía. A medida que la utilización de los residuos ha ido volviéndose más eficiente, el número de vertederos ha descendido de manera significativa.

Pero, en este país, se recoge el papel desde 1910, explica Sirje Stén en un articulo de Naciones Unidas, «Los trapos y la ropa vieja ya se recogían desde mucho antes. Las prendas solían estar hechas de algodón, que se usaba para hacer papel. El vidrio, y especialmente el metal, eran materiales valiosos, y su recolección viene de muy antiguo».

Otro punto es la basura orgánica, tal como la conocemos actualmente, comenzó en las ciudades finlandesas en 1990, seguida de la del plástico, en 2010.

En este sentido, los municipios tienen la responsabilidad de recoger varios tipos de residuos. En Helsinki, por ejemplo, en todos los edificios que tienen como mínimo 20 viviendas tiene que haber contenedores separados de recogida para basura orgánica, papel, cartón y cartulina, vidrio y pequeños artículos de metal, además de los contenedores de basura no selectiva. Muchas comunidades de propietarios también recogen plástico. Los contenedores de reciclaje están situados en cada patio al lado de los de basura.

 








 

Las pilas y las bombillas pueden ser retornadas en cualquier tienda que las venda. Otros residuos domésticos, como muebles, aparatos eléctricos o desechos procedentes de la remodelación de viviendas, suelen llevarse a centros de reciclaje. En la actualidad se está desarrollando un sistema de recogida de residuos textiles.

Otro innovador factor, es que todos los supermercados ( pequeño y gran comercio) en toda Finlandia cuentan con una política de devolución de dinero, sea este por envase de botella plástica, lata de metal y botella de vidrio. Como se adjunta en las fotografías.

Este incentivo económico, es hacia los consumidores, a que tengan la conciencia que en el valor por ejemplo de una botella de agua mineral, estás pagando solamente por el liquido de su interior, y que la compañía te devolverá el valor que pagaste por el plástico, metal y/o vidrio.








En Finlandia se recicla casi el 100% de los envases de bebidas con depósito retornable. El plástico, el vidrio y el metal obtenido se convierte en nuevas latas y botellas.


Según Asta Kuosmanen, especialista de la Las Martas una ONG que promueve el bienestar y la calidad de vida domésticos, dice que hay que conseguir que el reciclaje sea lo más simple y gratificante posible.

Por lo mismo, el asesoramiento y la comunicación también tienen su impacto en el reciclaje: a los consumidores se les debe hablar sobre los beneficios concretos que tiene reciclar y sobre cómo se usan los materiales,

En definitiva, el sistema finlandés de depósito retornable de envases ha demostrado ser excelente dice Sirje Stén. Se recoge prácticamente el 100% de los envases de bebidas»,. Los envases se utilizan para producir nuevas latas y botellas. El resto del vidrio reciclado se usa para hacer tarros de conserva para mermeladas, botellas o fibra de vidrio. El vidrio también se utiliza en proyectos de ingeniería civil.

 
En una economía circular, la producción, el consumo y los servicios se organizan de la forma más sostenible posible. El objetivo es que artículos y materiales se mantengan en circulación por el mayor tiempo que se pueda, manteniéndolos, reparándolos, dándoles nueva forma y reutilizándolos. Una forma de minimizar la creación de residuos es evitando envoltorios innecesarios y productos de un solo uso.

 
Considero, que Temuco, ciudad que pasa en la actualidad por un proceso de reflexión sobre los residuos que emanan de la ciudad, deberían las autoridades políticas llamar a una reforma en el como se están y se han hecho estás políticas que sin lugar a duda tienen un impacto significativo en la calidad de vida de sus habitantes.

 



Victor Garrido Estrada

Cientista Político.

Vive en Finlandia.