Los árboles urbanos, una opción para salvar a Temuco

Medio Ambiente

El mundo se está urbanizando rápidamente. Se estima que para el año 2050 el 70% de la población del planeta vivirá en ciudades o áreas urbanas. Nuestra comuna no escapa a esta proyección, alcanzando hoy al 95% de personas que viven en el área urbana versus 5% en zona rural.

Este escenario plantea importantes desafíos relativos a asegurar un desarrollo urbano sostenible que garantice la calidad de vida, gestionando adecuadamente las presiones ambientales y sociales en la ciudad.

Entre los desafíos se encuentra la provisión de servicios básicos en un contexto de eventos climáticos extremos, mejoramiento de la conectividad vial, adecuada gestión de residuos, seguridad pública, acceso a la salud, entre otros.  Pero también debe incorporarse un desafío no menos importante, visibilizado por los urbanistas modernos y al que se le dedica gran atención en las ciudades más avanzadas del mundo, como es el arbolado urbano y la infraestructura verde en general.  Este elemento presente en las ciudades aporta una amplia gama de beneficios sociales, económicos y ambientales, como son la moderación de las temperaturas, la captura de contaminantes, la reducción acústica, albergar biodiversidad, incremento de plusvalía inmobiliaria, reducción de escorrentía de aguas lluvia, además de beneficios intangibles para la salud mental y física de los habitantes de las ciudades.

Si este patrimonio arbóreo se gestiona adecuadamente, puede contribuir a la existencia de ciudades más sostenibles, sin embargo, es necesario para lograrlo considerar una profesionalización de la gestión del árbol urbano como una prioridad de la administración municipal.

Una nueva gestión del arbolado urbano, más profesional, es urgente. Se requieren planes de arborización integrales que incluyan por ejemplo las calles céntricas, que han visto gradualmente eliminados sus añosos árboles con el paso del tiempo. Debe lograrse un consenso respecto a retirar un poco de cemento y abordar las denominadas “islas de calor” que se evidencian en el período estival. También es urgente generar los estudios y protocolos de gestión y mantención del patrimonio arbóreo. En la actualidad desconocemos cuánto árboles existen en Temuco, cuanto dióxido de carbono fijan, la composición de especies, cuál es su estado sanitario, qué especies son más funcionales a las condiciones específicas de la ciudad y donde existe más urgencia de arborización. La gestión del riesgo requiere esta información.

En el ámbito de la mitigación de la contaminación del aire en Temuco, el arbolado urbano también debería tener un rol protagónico. Los planes de descontaminación ambiental ciertamente no han resuelto el problema y podría ser tiempo de probar alternativas como son las cortinas “atrapa partículas” con árboles especializados (perennes resinosas), o la mantención de árboles con copas completas, sin podas que eliminen drásticamente el área foliar y debiliten a los ejemplares para posteriormente ser afectados por patógenos.

Los niveles de contaminación en la capital regional son tan altos que se necesita un programa de arborización y protección de árboles patrimoniales agresivo, “que supere la norma”, que le entregue una nueva imagen a nuestra ciudad. Debemos intentarlo, debemos entregar salud a las personas y sanar nuestra ciudad, ahora y para el futuro.

Por Rodrigo Gutiérrez

Ingeniero Forestal

(e) Magíster en Recursos Naturales

Presidente Colegio Ingenieros Forestales Araucanía