Es tiempo de una política medioambiental seria para Temuco.

 


Después de casi 4 años de infructuosos avances, nos encontramos en foja cero con la problemática del tratamiento de la basura en Temuco. El Concejo municipal decidió y mandató al alcalde de dar término al contrato con la empresa incineradora por faltas graves a lo que ellos habían licitado, debido a que la empresa WTE a presentado problemas sociales, políticos, medioambientales y legales.

 

Hemos perdido tiempo valioso para la construcción de un proyecto real y sustentable para nuestra comuna, y creo que debemos ir de lleno a trabajar una solución a este problema. Son 7 mil millones de pesos que se gastan anualmente en el tratamiento de la basura y todos vecinos vemos que, en Pedro de Valdivia, Amanecer y casi todos los macro sectores los basurales ilegales crecen y crecen. Esto es grave. El gasto es elevado, y su disminución podría perfectamente destinarse a atender otras necesidades también urgentes como por ejemplo mejorar la gestión en salud para nuestros adultos mayores. 

 

Sobre el problema hay dos salidas factibles: el desarrollo de una planta de reciclaje y una planta de compostaje. Así reduciríamos notablemente el volumen de basura. Una compostera municipal es una idea que venimos analizando desde hace algún tiempo con los profesionales de la Fundación 101 desafíos, ya que el 51% de los residuos de Temuco son orgánicos, además realizando y desarrollando una política de separación de origen, podríamos reducir costos y contribuiríamos con el medioambiente.

 

No obstante, requerimos de una mesa de trabajo técnica con el mundo privado, público y académico. Continuar botando la basura a un relleno sanitario con todos los antecedentes negativos que esto tiene en la contaminación y daño al medioambiente es algo que no puede continuar ocurriendo.

 

Transformar a Temuco en una ciudad sustentable y verde es un trabajo serio. Tenemos que innovar e invertir en tecnología. Debemos actuar ya, pero según los nuevos estándares en cuidados del medioambiente y también sobre lo que la ciudadanía nos exige. Es tiempo de tener una ciudad limpia y sustentable.